Statement

El tema principal en mis obras es el ser humano, su mundo interno y su contexto. En mis trabajos exploro formas de activación de memorias y narrativas internas de las que podemos no ser conscientes. La manera en la que esta temática toma protagonismo es diversa. En ocasiones, las piezas sirven como estímulos  suscitadores de sensaciones, a veces familiares para el espectador y otras no tanto. Una puerta que permite conectar con su mundo interior a la vez que observa cómo ese mundo interno interacciona con ese otro que existe en el exterior. Percibir cómo determinados estímulos despiertan memorias que mantenemos almacenadas llegando a olvidar que están ahí, pero que de forma inesperada pueden hacerse de nuevo “visibles”. Así, las obras que representan la naturaleza o la cotidianidad pueden servir como lugar de reencuentro con uno mismo. Donde podemos escuchar nuestro diálogo interno sin el “ruido” de la mente.

 

También podemos encontrar piezas que invitan a reflexionar y ser conscientes de aquello que hemos asumido de forma automática, como los estereotipos o ritmo de vida de la sociedad actual, y que, al pasar a un plano consciente, ayuda a conseguir una mayor comprensión del mundo externo que nos rodea o, al menos, a interrogarnos sobre su funcionamiento y cómo participamos de él. Un diálogo a tres que permite ver la simplicidad existente tras lo aparentemente complejo y a la vez la complejidad de lo sencillo, las dos caras de una misma moneda.

 

Mis procesos artísticos guardan una importante relación con los procesos de creación tradicionales, sin dejar de lado las oportunidades que ofrece la investigación en nuevos materiales y técnicas. Esas técnicas tradicionales, artesanales y en profundo contacto con los oficios de los que provienen, me permite reflexionar en profundidad al tiempo que trabajo, “dialogar” con la pieza, con los materiales y con los procesos creativos. Este diálogo me ha llevado a ir dándole cada vez más protagonismo al material  y al proceso, a través del inacabado o non finito en los lienzos y las tallas o las “imperfecciones” del encolado o las  grietas de la madera, de las grietas en la cerámica, etc. ¿Por qué ese protagonismo del material y los procesos? Porque, de nuevo, sirven como reflejo de esa interacción, de ese diálogo ser humano y mundo externo.